PABLO NERUDA: Me gusta cuando hablas


Toda mi adolescencia, mi primer amor, en estos versos del mágico decidor.
 
   
 

Recientemente, Emili Teixidor recomendaba la práctica de la lectura en voz alta, no sólo como método de aprendizaje, sino también como acercamiento a la literatura y refuerzo del hábito lector. Realmente, si una persona lee correctamente en voz alta, puedes asegurar con un mínimo margen de error que ha entendido el texto e incluso que sabe escribir correctamente y, si me apuráis, realizar análisis sintácticos de oraciones subordinadas. Pero ¿qué ocurre con los propios escritores?, ¿con los poetas cuando recitan sus versos?

Hace muchos años, cuando empezaba la carrera de filología, leí un magnífico libro del querido profesor José María Valverde, una introducción al mundo de la ficción literaria (La literatura. Qué era y qué es), donde reivindicaba el valor oral de la literatura, frente a la "lectura óptica" y silenciosa, especialmente la poesía, "palabra oída", y decía deNeruda que era un "mágico decidor de sus versos". Por aquel entonces, Neruda era mi poeta de cabecera y estimulado por la aseveración de Valverde busqué alguna grabación suya recitando sus poemas: no fue fácil (ahora está internet y el youtube, y colecciones literarias de libros con cd o dvd) pero con tenacidad lo logré en Radio Nacional, donde amablemente me hicieron una copia en casete de los 20 poemas de amor y una canción desesperada. No diré que me decepcionó, pero cuando se la hacía escuchar a mis alumnos, a alguno se le escapaba una risita…

Estas imágenes, que hay que escuchar con amor, me devuelven la memoria de esa búsqueda, mi amor primerizo por la poesía de Neruda y un montón de recuerdos… El recitado pausado, el tono melancólico de su acento chileno, las eses y el seseo que imperceptiblemente se van transformando en el sinuoso oleaje de Isla Negra…

Anuncios

Una respuesta a “PABLO NERUDA: Me gusta cuando hablas

  1.  
    Hola!
    VEngo a agradecerte tu mensaje y tus palabras por los poemas de la leonera.
    DEbo decirte que no es mi voz la que escuchas recitándolos, sino la voz de mi amiga
    Alma, que sí que sabe hacerlo, al contrario que yo, que seguro los berreo, jaja!
     
    Por lo que cuentas en la entrada, me imagino que no es lo mismo esrcibir que recitar
    y que no tiene por qué recitar un poeta como nosotros lo imaginamos. Es por eso lo de la
    pequeña decepción. Seguramente le dará todo el sentido con su voz, pero el tono y
    el acento son independientes de lo que se escribe o se lee.
    Tengo una amiga (ya es mayor, unos 80) que se dedicó en el ministerio a recoger voces
    de personajes. Y ella cuenta siempre cómo era aquello de ir a sus casas con el magnetófono en
    mano, para escucharles recitar, o conversar, o contar cosas. Eso sí debía ser apasionante.
     
    Bueno, que me enrollo, que gracias por haberte fijado en mis cosas, que no son
    importantes, pero son mías y les tengo cariño.
     
     
    Un saludo!
     
     
    Äfrica
     
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s