AMOR EFÍMERO


La canción de James Blunt, You’re beautiful, me ha hecho recordar un par de poemas que tratan del mismo tema: el amor efímero, además en un marco urbano. En la gran ciudad, donde diariamente nos cruzamos con miles de personas y compartimos con ellas un breve espacio de tiempo de vida, en la calle, en el metro, en el autobús… es fácil fijarse en alguien que te "enamora" por un instante fugaz, alguien a quien seguramente no volverás a ver nunca más y que (si lo miramos de forma optimista) nos ha alegrado el día. Aunque esta experiencia por su naturaleza pasajera quizás sí genera algo de melancolía, porque nos hace conscientes de la gran cantidad de oportunidades perdidas o de universos paralelos e historias que podrían suceder y no lo hicieron, y nos remite a la fugacidad de la vida y la inestabilidad de lo vivido. Esta sensación es la que aparece en un poema de Joan Salvat Papasseit, que cantaba Joan Manuel Serrat, donde explica un encuentro en el tranvía (en la canción de Blunt aparece el metro, "subway", más contemporáneo):

CANÇÓ DE L’AMOR EFÍMERA

O bella inconeguda passatgera del tram
que tens un posat rosa i un esguard ple de sol;
que mostres una sina cobertora de dol
i et vesteixes, discreta, la bruseta d’estam.

O bella inconeguda que ets menuda i audaç
i que sense companya t’arrisques a la platja;
i no tems l’escomesa del fillol que t’assatja
al domeny de les ones, i te’n prega el teu braç.

O bella inconeguda que en sentir la malícia
de les ullades frívoles, tota t’has commogut…
tancades les oïdes a mots que el vent s’ha endut,
bo i sospirant potser ple goig d’una carícia.

O bella inconeguda, del tram t’he vist baixar;
i avui t’he somniada, i et somniaré demà.

Joan Salvat Papasseit (gener 1920)

No obstante, el primer poeta -urbano, maldito, peculiar, extravagante- en el que aparece el tema de la ciudad como único marco válido de todas las experiencias del ser contemporáneo es el autor de Las flores del mal (1856), Charles Baudelaire. El poema "À une passante" refleja la misma sensación del amor inasible, la belleza fugaz ("fugitive beauté") que pasa, de nuevo en forma de hermosa mujer: si Joan Salvat Papasseit en el último verso invocaba el mundo de los sueños como refugio verdadero del amor o de cualquier fantasía irrealizable, Baudelaire se cruza con ella en una calle ruidosa, ensordecedora (en JB era "a crowded place"), para no volverse a encontrar con ella jamás, quizás porque es ya demasiado tarde: pues yo ignoro dónde fuiste, tú no sabes dónde voy, oh tú, a quien habría amado, oh tú que lo sabías…
 
À UNE PASSANTE
 
La rue assourdissante autour de moi hurlait.
Longue, mince, en grand deuil,
douleur majestueuse,
Une femme passa, d’une main fastueuse
Soulevant, balançant le feston et l’ourlet;
Agile et noble, avec sa jambe de statue.
Moi, je buvais, crispé comme un extravagant,
Dans son œil, ciel livide où germe l’ouragan,
La douceur qui fascine et le plaisir qui tue.
Un éclair… puis la nuit! – Fugitive beauté
Dont le regard m’a fait soudainement renaître,
Ne te verrai-je plus que dans l’éternité?
Ailleurs, bien loin d’ici ! trop tard!

jamais
peut-être!
Car j’ignore où tu fuis, tu ne sais où je vais,
O toi que j’eusse aimée, ô toi qui le savais!
Anuncios

Una respuesta a “AMOR EFÍMERO

  1. Preciosos los poemas y preciosa tu prosa de introducción!!! Gracias una vez más por esta tarea culturalizadora!
     
    PS/ He pasado un ratito fugaz y delicioso a vuestro lado, gracias por las fotos! E

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s