UNAMUNO


Leer, leer, leer, vivir la vida
que otros soñaron.
Leer, leer, leer, el alma olvida
las cosas que pasaron.
Se quedan las que quedan, las ficciones,
las flores de la pluma,
las solas, las humanas creaciones,
el poso de la espuma.
Leer, leer, leer; ¿seré lectura
mañana también yo?
¿Seré mi creador, mi criatura,
seré lo que pasó?
Miguel de Unamuno, filósofo agonista, se adelantó en muchas cosas a su tiempo: con sus “nivolas” llenas de niebla para esculpir en ella; con sus personajes rebeldes al autor, que no querían morirse ni seguir el argumento de la trama, como le ocurría al propio Unamuno; con sus afirmaciones paradójicas pero terriblemente certeras (como que don  Quijote era más real que el propio Cervantes); con sus ficciones metafísicas que prefiguran al bibliotecario ciego Borges; con su grito de buceo trágico en los abismos de la identidad; “¡adentro!”; con su hambre de Dios y deseo de creer como un niño chico, con la fe del carbonero; con su atisbo de la importancia de la intrahistoria, que libra ferozmente del anonimato a millones de seres humanos; con su conciencia lingüística inversa: el lenguaje es ante todo pensamiento y es pensada su belleza; con sus versos renqueantes y algo chirriantes como una puerta que no acaba de cerrar, su poesía desnuda y conceptual, al margen de toda moda y corriente literaria; con su valoración de los románticos ingleses y del italiano Leopardi… en fin con su afán expresado a modo de credo poético:
Piensa el sentimiento, siente el pensamiento;
que tus cantos tengan raíces en la tierra,
y que cuando en vuelo a los cielos suban
tras las nubes no se pierdan.
No te olvides de que nunca más hermosa
que desnuda está la idea.
Anuncios

6 Respuestas a “UNAMUNO

  1. Me gusta…me gusta lo que pusiste…así sin mucho más, creo que no lo necesita, me preguntaba si se tiene que entender todo o vale con que me guste, no leí mucho de Unamuno la verdad, pero eso que pusiste me gustó…bastante.
    Saludos Victor.

  2. Sienpre creí que contar una historia, con matices, era sencillo. Pero, ¿ y pasar un sentimiento a papel? Ese es el reto, el mío claro. Gracias por el comentario.

  3. "El alma olvida las cosas que pasaron", y todos seremos olvidados. Sólo quedará lo escrito y nuestras obras.
    Entretanto, leemos y vivimos la vida de los otros, en los mil y un libros, y así vivimos un poco más.
     
    Un beso

  4. Solo he leido una cosa de Unamuno, que estaba por la biblioteca de papá: La tia Tula…  No lo había vuelto a recordar en 30 o más años y ahora veo perfectamente el libro de tapas beige y con una franja naranja, de alguna colección popular (quizas de Salvat), recuerdo ligeramente el contenido,  hablaba de la historia de dos hermanas,  una soltera, Tula, y la otra casada y la relación con el hombre de la casa; pero sobretodo recuerdo lo que me impactó la descripción de las emociones de esa mujer… Creo que el libro concluia con una frase demoledora, que hablaba de la impotencia, la frustración, que sentia la mujer al acercar a su pezón seca la boca hambrienta de su sobrino recién nacido. (30 años …ahí es nada!)
    Respecto a Borges, recomiendanos alguna lectura, para empezar, please! Un abrazo, E
     

  5. PS! Estoy muy de acuerdo en las ideas de Unamuno sobre realidad y ficción,  persona y personaje … a veces la línia que separa ambos es tan sútil que resulta difícil saber en que orilla te encuentras… Más ejemplos, para que  juguemos un poco con esta idea, en el imaginaio popular, en la meoria colectiva, quien es más de verdad? Sherlock Holmes o Conan Doyle? Hercules Poirot o Agatha Christie? Indiana Jones o Harrison Ford? (bien este no es un buen ejemplo…:-), Tintin o Hergé? Corto Maltes o Hugo Pratt, Carvallo o Vazquez Montalban? Frankenstein o Mary Shelley? Elizabeth Costello o Coetzee?  Tarzan o Johny Wesmuller? etc etce etc etc

  6. Pues para empezar con Borges yo escogería dos colecciones de relatos: Ficciones (1944) y El Aleph (1949). Aquí están algujnos de las mejores narraciones borgianas, las que contienen lo más representativo de su espíritu y su estética y ya son auténticos clásicos de la literatura universal: El Sur; El jardín de los senderos que se bifurcan; Funes elmemorioso; Emma Zunz… Alguno de ellos son cuentos-ensayo, excesivamente intelectuales, bromas eruditas que prefiguran el mundo de internet y hasta ratifican la teoría de la relatividad y la física cuántica: Tlön, Uqbar, Orbis Tertius; La Biblioteca de Babel; El Aleph; Pierre Menard, autor del Qujiote… En definitiva, cualquiera de estos relatos contiene múltiples lecturas y horas y horas de disquisición y debate sobre su interpretación y sentido último: el juego de Borges.
    Por ejemplo, uno de ellos, de ambiente oriental y lección moral, recogido de las aguas de las Mil y Una Noches, "Los dos reyes y los dos laberintos", dice así:
    Cuentan los hombres dignos de fe (pero Alá sabe más) que en los primeros días hubo un rey de las islas de Babilonia que congregó a sus arquitectos y magos y les mando a construir un laberinto tan perplejo y sutil que los varones más prudentes no se aventuraban a entrar, y los que entraban se perdían. Esa obra era un escándalo, porque la confusión y la maravilla son operaciones propias de Dios y no de los hombres. Con el andar del tiempo vino a su corte un rey de los árabes, y el rey de Babilonia (para hacer burla de la simplicidad de su huésped) lo hizo penetrar en el laberinto, donde vagó afrentado y confundido hasta la declinación de la tarde. Entonces imploró socorro divino y dio con la puerta. Sus labios no profirieron queja ninguna, pero le dijo al rey de Babilonia que él en Arabia tenía otro laberinto y que, si Dios era servido, se lo daría a conocer algún día. Luego regresó a Arabia, juntó sus capitanes y sus alcaides y estragó los reinos de Babilonia con tan venturosa fortuna que derribo sus castillos, rompió sus gentes e hizo cautivo al mismo rey. Lo amarró encima de un camello veloz y lo llevó al desierto. Cabalgaron tres días, y le dijo: "Oh, rey del tiempo y substancia y cifra del siglo!, en Babilonia me quisiste perdera en un laberinto de bronce con muchas escaleras, puertas y muros; ahora el Poderoso ha tenido a bien que te muestre el mío, donde no hay escaleras que subir, ni puertas que forzar, ni fatigosas galerías que recorrer, ni muros que veden el paso." Luego le desató las ligaduras y lo abandonó en la mitad del desierto, donde murió de hambre y de sed. La gloria sea con aquel que no muere.
    También recordarás el del mensajero y la muerte sorprendida porque había de tomarlo en Ispahán, que reaparecía en Obabakoak de Bernardo Atxaga: pues fue Borges quien lo puso en circulación a partir de la traducción de las 1001 noches de Burton, etc. etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s