PETER PAN


El paraíso perdido… La infancia recuperada…
 
Noticias del capitán:
Se había dado cuenta de que quien en realidad padecía el síndrome de Peter Pan no era otro que el pobre capitán Garfio y de que la historia sobre su mano perdida y torpemente sustituida por el gancho de una percha   
y todo aquello del cocodrilo voraz y obsesivo era una absoluta invención de Peter, otra de sus patrañas, que a menudo fantaseaba libérrimamente cuando se le pedía una coartada o a la menor oportunidad echaba su cuento sin venir a cuento. Por ello, supuso que los niños perdidos en realidad no se habían desorientado  y que los celos de Campanilla estaban plenamente justificados…
Neverland       en venta.
Como escribiera Leopoldo María Panero en “Blancanieves se despide de los siete enanitos”:
Prometo escribiros, pañuelos que se pierden en el horizonte, risas que palidecen, rostros que caen sin peso sobre la hierba húmeda, donde las arañas tejen ahora sus azules telas. En la casa del bosque crujen, de noche, las viejas maderas, el viento agita raídos cortinajes, entra sólo la luna a través de las grietas. Los espejos silenciosos, ahora, qué grotescos, envenenados peines, manzanas, maleficios, qué olor a cerrado, ahora, qué grotescos. Os echaré de menos, nunca os olvidaré. Pañuelos que se pierden en el horizonte. A lo lejos se oyen golpres secos, uno tras otros los árboles se derrumban. Está en venta el jardín de los cerezos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s