SARAMAGO DESDE LA CAVERNA


El ser humano está casi solo en el universo. En ese casi cabe la oportunidad de explicar su soledad desde la lucidez de los ojos del ciego profético que ya no ve nada porque todo lo vio. Y ahí quedan las imágenes, sus sombras, que son palabras, reflejadas en la pared de la caverna platónica, en un estilo frío y apasionado a la vez (difícil mixtura de alquimista), como en un informe o memorial en que el relato se deletrea a sí mismo. Pesimismo, humanismo, sabiduría y verdad… éstas son las cuatro esquinas de las fábulas de José Saramago:
La vida es así, está llena de palabras que no valen la pena o que valieron y ya no valen, cada una de las que vamos diciendo le quitará el lugar a otra más merecedora, que lo sería no tanto por sí misma, sino por las consecuencias de haberla dicho.
Sabríamos mucho más de las complejidades de la vida si nos aplicásemos a estudiar con ahínco sus contradicciones en vez de perder tanto tiempo con las identidades y las coherencias, que ésas tienen la obligación de explicarse por sí mismas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s