JUAN RAMÓN JIMÉNEZ: versos viejos, tardes de amor puro


Estas violetas mustias… ¡Oh qué olor tan lejano!
¿Es un olor que viene de otro mundo, en el viento?
¿O es que el olor, mujer, les llega por tu mano,
desde tu corazón, jardín de sentimiento?

¿Quedó, tal vez, su aroma, entre negligencias
vagas y melodiosas de un aire distraído?
¿Es música fragante de ensueños y de ausencias
de un parque verde y triste del reino del olvido?

¡Huelen a versos viejos, a tardes de amor puro,
a corazón de niña, a los primeros llantos,
a aquel abril de plata que el dolor puso oscuro,
…encantos sonrientes que fueron desencantos!

 

 

 

 

 

Releyendo a JRJ para explicarlo a mis alumnos: de entre todos sus imprescindibles logros, sigo recordando la pureza y sencillez de este poema, el aroma de estas violetas mustias que huelen a versos viejos y a tardes de amor puro, una muestra de su primer estilo adolescente, modernismo “esacto, májico y doliente”, de ecos rubenianos y perfección parnasiana, perteneciente a “Melancolía” (1912)… “No la toques ya más, que así es la rosa”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s